Curso - Supervisión de Terapeutas - EPV | EPV

Fechas de inicio
Martes, 23 de Octubre de 2018

Horario
10 a 13 horas

Quiero recibir información:

Si quieres recibir información sobre esta actividad o cualquier otra, rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.
* Campos obligatorios

Enviar

Supervisión de Terapeutas

Coordina: Vicente Cuevas

“Quien no aguanta el humo, jamás alcanzará el fuego”

Proverbio africano

La formación de un terapeuta tiene tres fases centrales: la formación en un método terapéutico, su terapia personal y la supervisión.

Una vez concluidas las dos primeras, un terapeuta necesita desarrollar su capacidad y equilibrar continuamente su experiencia profesional con la evaluación; igualmente revitalizarse con un grupo profesional creando nuevas situaciones que le impidan anclarse en sus viejos conceptos y donde puede ampliar su perspectiva terapéutica.

La supervisión atiende diferentes áreas:

  1. Nivel comprensivo. Ampliando sus preconceptos y su propia metodología y tener una concepción de la conciencia que integre tanto lo intrapsíquico como lo interpersonal.
  2. "La terapia del terapeuta". Desarrollar sus capacidades, manejar y resolver las dificultades emergentes en terapia. Citamos por ejemplo: temores..., dudas..., deseos..., su falta de fuerza, sus defensas... los emergentes del cliente o de la relación terapéutica y las escenas temidas.
  3. Precisar en el sistema de diagnóstico y tratamiento a realizar, mediante el desarrollo de:
    • La visión en la intervención: diagnóstico y encuadre terapéutico.
    • Competencias profesionales y competencias específicas del proceso terapéutico.
    • Trabajar de modo individual o sistémico, reconociendo la red de vínculos, su incidencia y trascendencias.
    • Conocimiento de los problemas, crisis, enfermedad o sufrimiento y las estrategias de intervención en terapia.
    • Promover nuevas actitudes y aptitudes orientadas hacia el bienestar y el crecimiento.
  4. Crear un concepto de identidad o su rol terapéutico que incluya las variaciones que son necesarias para el trabajo con diferentes tipos de pacientes y en contextos distintos.
  5. Realizar la supervisión en la intervención individual, de pareja, de familia o grupo.