Taller - TRABAJO CON ÓRGANOS Y ENFERMEDADES - EPV | EPV

Fecha
29, 30 y 31 de Marzo de 2018

Horario

Quiero recibir información:

Si quieres recibir información sobre esta actividad o cualquier otra, rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.
* Campos obligatorios

Enviar

TRABAJO CON ÓRGANOS Y ENFERMEDADES

La mayor fuerza del cuerpo humano es el impulso natural del cuerpo para sanarse a sí mismo, pero esa fuerza no es independiente del sistema de creencias, capaz de traducir las expectativas en camino fisiológico. Nada hay más maravilloso en las aproximadamente quince mil millones de neuronas del cerebro humano que su capacidad para convertir pensamientos, esperanzas, ideas y actitudes en sustancias químicas. En consecuencia, todo empieza con la creencia. Aquello que creemos es la opción más poderosa de todas. (Norman Cousins)

 

El método de “Dialogar con los órganos” ha sido desarrollado por la Doctora, psiquiatra  y Terapeuta Gestalt Adriana Schnake y se considera un enfoque holístico de la salud y la enfermedad. 

 Desde la visión holística del ser humano pensamos en términos de relaciones interconectadas donde cada parte afecta a la otra. A diferencia del modelo mecanicista en el que las partes se tratan sin atender a la totalidad, y en el que se pone el acento en “curar el síntoma”, el enfoque holístico entiende el síntoma como el lenguaje que el Ser a través del cuerpo encuentra para expresar lo que le pasa y lo que necesita, es decir aquello que debe ser  atender para reconectarse de nuevo y recuperar el equilibrio perdido.

Desde este concepto por tanto  curarse no es sólo volver al equilibrio anterior, sino a un nuevo equilibrio donde se da una nueva conciencia, un “crecimiento de la persona"

Y sobre todo sanarse es reapropiarse de todo lo que soy, es decir ser ese “uno”, en lugar de rompernos en fragmentos donde algunas partes son percibidas alienadas de nosotros mismos.

De modo que la enfermedad no es algo “que pasa, o que hace el cuerpo”, sino algo que  pasa en mí o hago en mí.

La Terapia Gestalt focaliza en la capacidad sanadora del darse cuenta., la toma de conciencia de la totalidad que soy: cuerpo, mente racional e intuitiva, emociones, espiritualidad y el estilo relacional. Uno de los conceptos básicos de la terapia Gestalt es el concepto de homeostasis o de autorregulación organísmica, y habla de la capacidad de lo seres vivos de reorganizarse para encontrar un equilibrio.

Con esa propuesta lo que se logra es por un lado darle voz al aspecto menos conocido, y no sólo darle voz sino la posibilidad de ser vivenciado. Por otro lado poner a la luz el tipo de relación que se establece entre las partes, poniendo al descubierto el conflicto para finalmente llegar a que cada aspecto pueda ocupar su lugar y por tanto que se logre una integración que formará  el todo que es  mayor que  las partes.

 

Cuando un órgano se enferma, es decir “se hace presente”, nos trae un mensaje existencial nos habla de nuestras partes escindidas.

En principio nuestra reacción frente al malestar es querer quitárnoslo de encima lo antes posible. En una sociedad más preocupada por dirigir, obtener y hacer, el cuerpo y las señales del cuerpo o las demandas del cuerpo molestan porque estorban, ya que las señales del cuerpo nos remiten al sentir, y por lo tanto al Ser. Sin embargo cuál es el significado de esa dolencia, qué viene a decirnos, contarnos, o recordarnos?, qué viene a enseñarnos?, qué nos señala?

Sólo ocupándonos de verdad podremos aprender junto a nuestra enfermedad, o a través de nuestra enfermedad, dejar de tomar la enfermedad como algo que viene de fuera sino como algo que viene de dentro, con algo que tiene relación directa con lo que la persona es y con lo que la persona vive.

El trabajo de “Diálogo con los órganos” se apoya en darle voz a los órganos y en escuchar aquello que vienen a enseñarnos. Tomar Conciencia de cómo afecta al órgano el hecho de que rechacemos aquellas cualidades que le son propias. Aprendemos que cada órgano tiene su morfología propia, su función y ubicación, y cómo desde nuestras creencias podemos afectar al órgano y en última instancia dañarlo y por tanto que éste empiece a funcionar de modo enfermo.

Este trabajo tiene como objetivo aprender a sentirnos en nuestro cuerpo, escuchando y conociendo lo esencial de cada órgano, aprender de la maestría del cuerpo y resolver los conflictos internos que están influyendo en que podamos desarrollar enfermedades al perder esa visión de totalidad y aceptación de todo lo que somos y nuestros límites sanos.

Es decir en la base del trabajo de diálogo con los órganos o del enfoque holístico de la enfermedad, está el hecho de que la persona con sus ideas sobre sí misma o con su identificación con un yo idealizado se opone a ciertas características de algún sistema u órgano, de este modo el órgano recibe la información de que “está mal”, el trabajo de encuentro  facilita la ampliación de nuestra conciencia llegando a aceptar lo que somos tal como somos en lugar querer ser lo que no somos o creemos ser.

 

Coordina: Maru Martí y Freya Bello